30/12/09

El Vicio

Cuando somos pequeños, somos imperturbables, lo que hacemos lo hacemos porque sí. No buscamos razones, no pensamos nuestras acciones, no. Sólo hacemos las cosas, no tenemos preocupaciones por nada de lo que nos rodea. Somos como extras de una película mala. Estamos, nada más. Sin embargo, vamos creciendo, y comenzamos a ver lo que nos rodea, a razonarlo, a reflexionar sobre lo que hacemos, y sobre lo que hacen los demás. Empezamos a salir de nuestro mundo particular infantil, nuestro pequeño nido feliz, para meternos en un mundo donde no eres el centro, donde nadie te sigue la corriente, donde eres uno más. Amigo, has entrado en el mundo real. Así, te ves cubierto de mierda por todos lados. Cuando de "chiquenino" te decían cómo debías hacer las cosas, cómo estaban bien, y te daban una galletita; cómo estaban mal, y te pegaban un zapatillazo, tu pensabas que "eso" es lo que debías hacer en el mundo. Te crían con una moral perfecta. Pero cuando sales al mundo... nada es como contaban los cuentos. Parece como si el mundo fuera al contrario de esas maravillosas narraciones que nos dormían de pequeños. Te aturde el mundo real. Y por eso, un día, alegre y feliz día, llama a tu puerta "el vicio", así, hablando generalmente. Que maravilla... Necesitamos de esa evasión. Necesitamos sentirnos bien en esa mentira mundial. Necesitamos vernos más allá de todo lo real, que es malo, porque no es como nos lo contaron. Y esta necesidad es lícita. Claro que necesitamos vicios, si no, además de que el mundo sería aburrido, sería traumático, angustioso, una pesadilla. Moriríamos de neurosis. Caos. Necesitamos caos. Necesitamos alienarnos, para sentirnos nosotros mismos. Somos estructuras incompletas, y la única manera de completarnos es a través del vicio, de vernos sin ser nosotros, de vernos desde fuera. Pero claro, en estas situaciones a veces perdemos el control. El vicio, que "tan nosotros" nos hace sentir, acaba dominándonos, dejas de controlarlo, y es él el que te acaba esclavizando. Pasas a un mundo nuevo, un tercer estadio de la vida, en el que ya no tienes una moral buena, ya no te estas enfrentando a esa moral, sino que ahora vuelves al principio, dejas de estar en el mundo para sólo "estar". El vicio es necesario para vivir, pero sé tu el que lo controle, no él a ti.

"Requiem for a Dream" (2000) de Darren Aronofsky.

Rumor o Noticia

Vivimos en la era de la información. Información. Información. Información. Más Información. Estamos saturados de información. Y toda esta información, y esta sociedad de la información, donde nos enteramos de todo, y presumimos de conocerlo todo de todo el mundo al momento, presume también de ser verídica. Toda la información que adquirimos es cierta, desde el momento que lleva detrás un nombre, una marca, un logotipo, una idea, o simplemente la palabra de alguien. Pero no es cierto. Ni la mitad (de la mitad de la mitad de la mitad... eso) de los estímulos informativos que recibimos a lo largo de un día puede responder a la pregunta de "¿esto es verdad?". La mayoría son inventados, o no ya inventados, sino tergiversados, malentendidos, y por gracia de alguien, difundidos como verdad para un público que no se molesta en pensar, en contrastar lo que recibe, en intentar ver más allá del alegato de un mindundi que dice ser importante. Pero qué podemos esperar de un público que se pasa media vida sentada delante del televisor atenta a vidas ajenas, que apenas lee, que no se molesta en buscarse su propia verdad. Aunque tampoco podemos fiarnos de todo lo que se escribe. No existe ninguna verdad absoluta, y esto es verdad. Todo es mentira, y no hay nada más cierto que esta sentencia. Estas paradojas parecen sin sentido, y son irresolubles, pero pueden ir más allá. ¿Cuál puede ser la solución? Como ya he dicho, que cada uno se busque su propia ver, busque la objetividad, encuentre su propia información veraz. Porque después, uno se deja guiar por lo que dice la mayoría, o esa persona que te cae bien, o un político, y se cae en errores pertinaces que acabamos repitiendo una y otra vez. Después vienen los llantos y los lloros. Y los problemas. Y todo por no pensar y buscar por uno mismo. Hay que joderse lo tonta que es la gente.

"Gossip" (2000) de
Davis Guggenheim.

Del amor, que no existe

Es que no existe... Para qué engañarnos. Y la Navidad es la mejor fecha para acordarse de esto. El amor... un invento de las multinacionales, para hacernos débiles, para que nos sintamos culpables. El amor... por su culpa existe el bien y el mal. Si no sintiéramos nada, ni "bueno" ni "malo", por la gente o por las cosas, no haríamos juicios, no elegiríamos, y por lo tanto, no tendríamos que preocuparnos porque alguien se sintiese mal por nuestras acciones, ni nosotros mismos nos sentiríamos culpables por no ser amables, respetuosos, simpáticos, etc. El amor... un sentimiento creado, algo meramente cultural... No creo que nadie se lo crea. Todo el mundo miente. La gente en realidad no se enamora, miente. Cree uno que está enamorado, cuando en realidad se deja llevar por lo que conoce, por lo que cree sentir, por el miedo a estar solo también. O no ya solo por esto, sino por la extraña creencia y consecución de "nuestra legítima libertad": no hemos elegido a nuestra familia, que nos "quiere"; pero sí que podemos elegir a quien amar nosotros, o quien nos ame, amigos, esas cosas. Es el espejismo de nuestra libertad, del "ser-capaz-de", lo que nos lleva a creernos esa bastarda, sucia, obscena, mentira del amor. Amor... Y si piensas lo contrario, allá tú, ya te desengañarás. Unos tardan más que otros, pero todo llega. Amor... esa gran mentira.

"Los peores años de nuestra vida" (1994) de Emilio Martínez Lázaro

P.S.: No escribáis, jóvenes, poemas de amor, son muy difíciles. Esperad a tener ochenta años.

¿Qué hago mañana?

Una pequeña acción puede cambiar el curso de los acontecimientos. Todas nuestras decisiones tienen repercusiones que afectarán de una forma u otra a nuestro futuro. Por ejemplo, ahora tengo que decidir qué es lo que quiero para mañana por la noche, y mi decisión, con toda seguridad afectará a toda la sucesión de acontecimientos que la seguirán. ¿Qué hacer? Podría recurrir a esa magnifica fórmula del "que hagan otros", es menos trabajo para mi, y puede ser resultón. Peeeeeeeeeeero, uno debe atenerse a lo que quiere, lo que le conviene, lo que prefiere, lo que desea... ¿Qué quiero hacer yo mañana? Ni puta idea. Pero es seguro que lo que voy a hacer lo voy a hacer. Ahora bien, si me dieran la oportunidad de cambiar un pequeño hecho de mi vida, ¿lo haría? ¿sería legítimo por mi parte hacerlo? O más que si lo haría, ¿debería? ¿Cómo me afectarían estos cambios a mi, o a los que me rodean? La solución es sencilla: "no lo sé". Este tipo de cosas son cosas que no se pueden llegar a saber, por la sencilla razón de que no pueden concebirse como posibles. Lo que ha pasado ya es, y lo que no ha pasado por determinación de mis decisiones, como no se le ha dado ni la oportunidad de poder ser, pues no son. La cuestión surge a la hora de elegir, pero si te tienes que pasar toda la vida pensando "qué pasará si", o "qué hubiera pasado si", simplemente no vives. Si tus acciones afectan de diferente forma a los demás, que se jodan. Actúa, y lo que venga después ya se verá.

"The Butterfly Effect" (2004) de Eric Bress.

P.S.: Volviendo al tema, ¿qué hago yo mañana?

16/12/09

¿Somos libres...?

Hola de nuevo!! esta semana a sido un autentico caos, con la idea de pensar en el terrible examen de hoy... y claro mucho tiempo de ver películas no he tenido, pero eso no significa q no las haya visto. Una de ellas la vi por un pequeño error que cometí, ya que estaba en una caja equivocada y resultó ser cine clásico, pero vamos no tuve ningún problema al verla, aunque eso sí a mi en ese momento me apetecía una más del tipo acción.
Esta película me ha enseñado que bueno, en realidad lo que te inculcan de pequeño no es del todo significante en tu futuro, con una personalidad fuerte , hasta el niño más inocente sabe diferenciar entre el bien y mal. La historia trata de un niño huérfano que es maltratado y explotado por una pareja, bastante obesos, la verdad, y tenían a los niños desnutridos, aunque según ellos solo era un modo de no sobrealimentarlos y no perder dinero innecesariamente, al poco tiempo el niño escapa de allí como puede y se tropieza con barrio de malechores y ladrones que ven en el una nueva forma de robo ya que al ser tan pequeño (por su falta de alimentación) cabe por las ventanas de las casas, aparentemente son muy amables, le dan de comer, le cuidan "juegan"( este juego es curioso le enseñan a robar a la gente de la calle en forma de juego y hacen que le guste), pero lo único que quieren es aprovecharse de él y sacarle partido.
Un día pasan a la acción, entonces ponen el "juego" en marcha el pequeño al verlo se da cuenta inmediatamente que es malo, que no se debe hacer y sale a correr, el señor al que le habían robado, cree que a sido el pequeño, pero más tarde se da cuenta que no. Y es el propio niño el que desenmascara a los ladroncuelos y se va a vivir con esta señor que fue él y su mujer los que le dieron cariño en toda su vida.
Como conclusión, ¿qué es más triste, el hecho de que los ladrones pretendieran consumir la infancia de pequeño, o que fuera el niño el que le diera la lección a los adulto?
En mi opinión, ni los medios de comunicación, la "malas influencias" tienen la culpa de que una persona cometa delitos o se meta en drogas o cosas por el estilo, la gente es libre de hacer lo que quiera, lo único es que hay que tener claro tu valores, y los valores universales, que todos los conocemos.

11/12/09

Miedo

¿Qué es el miedo y por qué lo tenemos?
somos realmente miedosos, en ocasiones ni nos damos cuenta que tenemos miedo a cosas tan simples como mostrar lo que crees, lo que eres, lo que quieres ser, miedo al miedo, miedo a uno mismo, miedo a tus reacciones, miedo a las reacciones de los demás, y un largo etc...
¿no os habéis planteado alguna vez por qué nos hacemos daño a nosotros mismos, por no enfrantarnos a la realidad?
Para vosotros, ¿esta reacción demuestra egoísmo, todo lo contrario, o simplemente cobardía ante tu propio día a día?
La vida sería mucho más sencilla si no tuviéramos que enfrentarnos cada día a la vida, pero sinceramente nos aburriríamos mucho...

9/12/09

algo tan grande... y a la vez tan pequeño...

Llevo ya unos meses viendo una serie on-line, el título prefiero no ponerlo, ya que a lo mejor otra persona que lea esta entrada puede haberla visto y sacar otra conclusión muy diferente, o alguien que no la haya visto... prefiero que la gente saque sus propias conclusiones al verla.
Con esta serie me he dado cuenta de lo corta e injusta que puede llegar a ser la vida en algunas ocasiones, lo que he sacado en beneficio pues podría ser, que a partir de ahora, la verdad que pienso mucho menos en un futuro lejano o incluso cercano, simplemente vivo el momento, eso sí... no siempre es posible su práctica, en la vida hay más cosas de las que estar pendiente y comprometerte en definitiva hay que ser responsable disfrutando cada momento como si fuera el ultimo, ya que las grandes oportunidades sólo se presentan una vez en la vida...
Por otro lado, ya que he hablado de la vida que uno vive y disfruta dentro de lo posible, hablemos ahora de la que no vivimos, es decir el recuerdo que tiene la gente de nosotros.
Una persona corriente sigue viva en el recuerdo de los conocieron hasta que esta generación acaba... pero, que pasa con los artistas, digo artista como podría decir famoso, ¿es justo que a estas personas se les consolide por el simple hecho de morir?, en mi opinión es muy triste que un artista a dedicado toda a su trabajo no se la haya la oportunidad de tener éxito, que el día de su muerte se hace famoso... pero bueno, esto es arte, ¿o qué? yo creo que la gente se da cuenta al ver morir un artista que jamas podrá disfrutar su arte, y por eso comienza a ver el sentido de lo que esta hizo en vida... en mi opinión algo muy triste... por eso creo yo que nuestra persona cambia tanto tras la muerte de alguien cercano, nos hace darnos cuenta de lo que no tenemos, de lo que tenemos y de lo que puedes llegar a perder, las personas necesitamos siempre ver nuestros propios problemas en otros para darnos cuenta.
Por eso... disfruta la vida, abre los ojos y jamás olvides quien eres de verdad.

Bienvenidos/as

Bienvenidos y bienvenidas al día siguiente..., en este blog me gustaría tratar a cerca de muchos temas y cuestiones que nos surgen a lo largo de una día y que quizá no nos damos cuentas que están ahí.
La manera de abordar estos temas será tras la impresión después de ver una película, o en su defecto una serie, el blog tratará simplemente de mostrar aquí lo que a mí me transmiten y compartirlo, para ver que lo que a ti te ocurre le puede pasar a cualquiera y tu inquietudes también las sufren los demás.