30/12/09

Del amor, que no existe

Es que no existe... Para qué engañarnos. Y la Navidad es la mejor fecha para acordarse de esto. El amor... un invento de las multinacionales, para hacernos débiles, para que nos sintamos culpables. El amor... por su culpa existe el bien y el mal. Si no sintiéramos nada, ni "bueno" ni "malo", por la gente o por las cosas, no haríamos juicios, no elegiríamos, y por lo tanto, no tendríamos que preocuparnos porque alguien se sintiese mal por nuestras acciones, ni nosotros mismos nos sentiríamos culpables por no ser amables, respetuosos, simpáticos, etc. El amor... un sentimiento creado, algo meramente cultural... No creo que nadie se lo crea. Todo el mundo miente. La gente en realidad no se enamora, miente. Cree uno que está enamorado, cuando en realidad se deja llevar por lo que conoce, por lo que cree sentir, por el miedo a estar solo también. O no ya solo por esto, sino por la extraña creencia y consecución de "nuestra legítima libertad": no hemos elegido a nuestra familia, que nos "quiere"; pero sí que podemos elegir a quien amar nosotros, o quien nos ame, amigos, esas cosas. Es el espejismo de nuestra libertad, del "ser-capaz-de", lo que nos lleva a creernos esa bastarda, sucia, obscena, mentira del amor. Amor... Y si piensas lo contrario, allá tú, ya te desengañarás. Unos tardan más que otros, pero todo llega. Amor... esa gran mentira.

"Los peores años de nuestra vida" (1994) de Emilio Martínez Lázaro

P.S.: No escribáis, jóvenes, poemas de amor, son muy difíciles. Esperad a tener ochenta años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario